Skip to main content
Historias de Lora

El secreto mejor guardado del COVID-19

Por 11/05/2020febrero 21st, 2022Sin comentarios3 min lectura

La pregunta que más escucho últimamente, sin duda, es, ¿y ahora qué? ¿Qué va a pasar ahora?

En medio de toda esta pandemia estoy recuperando la fe en la humanidad. He tenido la gran suerte de colaborar en una iniciativa solidaria, que ha tenido un alcance descomunal. Gracias a “Emergency Home” https://emergencyhome.help/ he comprobado que hay muchas personas que todavía sienten placer en ayudar al otro y que están dispuestas a luchar por que la vida sea más fácil, más justa y mejor. Personas que se han desvivido por la causa y que han experimentado, literalmente, que esto de ayudar “les ha quitado el sueño”.

Sin dudarlo, contáctame si tienes cualquier duda referente al sector inmobiliario. Será un placer ayudarte y acabar con esa incertidumbre. ¡Qué no te de apuro! Muchas personas con las que hablo están super desconcertadas: arras que se han quedado colgadas, operaciones de compra venta por firmar, alquileres que se dejan de pagar, peticiones de reducciones en las cuotas, hipotecas, financiación, préstamos, oportunidades de inversión, cómo se van a comportar los precios, etc.

El surrealismo de los tiempos en que vivimos, desafortunadamente, se ha convertido en nuestra realidad más certera. ¡Y de qué manera más cruel! Nos ha sacudido, golpeado, aplastado, arruinado, destruido, masacrado…Y aún nos quedan por ver todos esos estómagos hambrientos, monederos vacíos, familias y corazones rotos en pedazos. Y lo más duro de ver, será lo que ya nunca más veremos, a las personas que faltan.

Pero hay algo que hace de esta catástrofe algo único y distinto a todo lo acontecido en la historia de nuestro planeta. Su simultaneidad, a nivel mundial. Nos ha afectado a todos, indistintamente. Nos ha conmovido no sólo por su atrocidad sino porque al haberla vivido de forma conjunta, todos hemos podido entender cómo se siente. Estamos comprendiendo qué sólo podremos recuperarnos y avanzar hacia la conquista de un mundo nuevo unidos. Tendiéndonos la mano y aportando luz a los demás por muy nublado que parezca fuera, impulsando el bien de los que nos rodean para estar más cerca del nuestro propio y sonriendo a la vida porque será la responsable de curar nuestra tristeza.

Sin faltarle al respeto a la gravedad de la situación, permitidme que le diga a “Don Miedo”, que algunas cosas cambiarán para siempre, pero que muchas de ellas lo harán para bien. Pasará que habremos llorado tanto a los fallecidos, que cuando nos sequemos las lágrimas nos levantaremos con valor y resistiremos más fuertes que nunca a todo lo que se nos venga encima. Pasará que el hecho de estar vivos ya será lo suficientemente especial como para vivir con pasión cada instante. Pasará que decidiremos volar más alto y con más ganas porque los recuerdos del Coronavirus nos darán unas alas más grandes. Pasará que viviendo entre los límites de nuestros hogares habremos aprendido que el único límite, cuando no existe una fuerza mayor, somos nosotros mismos. Pasarán muchos “pasarán”, pero por encima de todos los “pasarán” pasará que nos habremos vuelto más humanos.

Y, si no termino mi primer Blog diciéndole al Covid-19 … “Ciao Bello” … reviento.

Deja un comentario